Misiones Vocacionales de Navidad

“Les anuncio que ha nacido el Salvador”

Colimes, del 26 al 30 de diciembre de 2012

Crónica


Hola mis queridos hermanos y hermanas, en breves palabras les comparto la experiencia vivida en las cálidas tierras colimeñas, donde realizamos nuestra Misión Vocacional de Navidad.

Teniendo como objetivo: vivir y anunciar la alegría de la Navidad, desde el compartir fraterno con la gente sencilla y descubriendo en ellos el llamado de Dios, un grupo interesante de 30 jóvenes inquietos emprendimos esta misión navideña en el cantón Colimes, con la colaboración de las hermanas Martha Mendoza y Margoth Entza, terciarias capuchinas, la hermana Sonia, dominica, y los dos capuchinos, Oscar y Fernando.

La acogida del párroco, el P. Mario Reyes, y de los colaboradores de la parroquia fue muy cordial y llena de atenciones providenciales que nos dejaron el corazón lleno de gratitud y buen recuerdo.

Los jóvenes empezaron a llegar desde muy temprano, de varias partes del país. De Posorja (Guayas): Hna. Sonia, Lisbeth, Lilibeth, Tatiana, Yulisa, Andrea, Noelia, Néxar, Jean Pierre, Antonio y Bryan; de Barbones (El Oro): Hna. Margoth, Karen, Bryan Guaycha, Erick, Jonathan y Fernando; de Colimes (Guayas): Hugo, Miguel y Virginia; de Junín (Manabí): Gemita, Gilda, Carlitos, Jackson, Erick Menéndez y Alfredo; de Quito: Hna. Martha, Hno. Óscar y Alejandro; de Guayllabamba: Jendry y Javier; de Machachi: Marcelo; de San Miguel de Bolívar: Sebastián; y de Cuenca: Saúl Aguilar.

Comenzamos nuestro encuentro recibiendo a los jóvenes misioneros con un delicioso almuerzo con sabor a costa ecuatoriana y un intenso calor colimeño. Mientras esperábamos a los últimos en llegar comenzamos nuestro programa de bienvenida a las 16h00 con un repertorio de dinámicas que nos ayudaron a romper el hielo, aunque parecía que no hacía mucha falta por el entusiasmo que mostraron los jóvenes desde el principio.

Esa tarde fue de compartir, explicación de la experiencia, entrega de materiales y de escucharnos mutuamente lo que cada uno traía en el corazón para llevarlo a las comunidades en esta misión.

Entrada la noche, celebramos la Eucaristía de envío de los misioneros: “vayan por todo el mundo y lleven el Evangelio”. El P. Mario nos presentó ante la comunidad y nos animó a compartir muy sencillamente nuestra fe con las familias de los lugares donde iríamos. Y por supuesto no podía faltar la participación activa de nuestro nuevo diácono de la Custodia, el hermano Óscar.

Acogida, sentimiento, gratitud y mucha alegría fue el ambiente vivido en la celebración eucarística. Dios nos ama, nos escoge, nos llama y nos envía…

Luego de la Eucaristía, compartimos sobre el año de la fe, la importancia del Evangelio en nuestra vida de discípulos y el compromiso misionero que cada uno traía para este encuentro. Toda la dinámica de esta noche nos animaba a vivir nuestra misión desde la entrega y la escucha atenta al llamado de Dios manifestado en la vivencia cotidiana de la gente sencilla con la cual compartimos.

A la mañana siguiente nos organizamos desde temprano, con el espíritu dispuesto y encendido por la oración y por el deseo de ir a donde Dios nos envíe.

Nos repartimos los grupos misioneros y los lugares a los que nos dirigimos fueron: Santa Rosa de Perinao, Perinao, San Francisco de Perinao, Piñitas, Chumbo, Cerro alto, Boca de caña, Pasaje de arriba, Cadear, Muras, San Jacinto, San Eduardo, Boquerón, Centinela, Jordán y Pueblo nuevo. En total, dieciséis comunidades de misión. Nuestra tarea consistía en animar en la fe a los recintos y en lo posible animar a los jóvenes a que se comprometan en el trabajo de la parroquia como catequistas y animadores de su comunidad.

Sobraría decir que los jóvenes vivieron una verdadera y apasionante aventura misionera y experiencia de Dios, con todo lo que conlleva la misión: dificultades, inconvenientes, largas caminatas bajo el sol, sin luz, sin agua, sin un lugar donde dormir, donde comer, gente que no les recibieron, protestantes en cada esquina, en fin…, pequeños obstáculos que no lograron empañar la alegría, amor, sencillez y buena acogida de la gente que les recibió a estos jóvenes misioneros. Un Dios les pague y recompense a las familias generosas que compartieron su pan y su fe.

Al finalizar nuestra experiencia, el domingo 30 de diciembre, tuvimos una Convivencia Juvenil Vocacional. Los jóvenes regresaban de sus lugares de misión con el corazón inflamado del espíritu misionero y acompañados de la gente de las comunidades. Cada uno trayendo su propia historia y el susurro de Dios que les invitaba a compartir lo que habían vivido.

El tema de la convivencia fue “Jesús, dame un corazón nuevo para que nazcas en mi vida”, en donde cada joven pudo experimentar el amor de Dios y como sus vidas anhelaban dejar atrás aquellas cosas que no sirven para nada y que están ancladas en el corazón viejo y enfermo, para luego recibir el nuevo corazón que Jesús les regalaba.

Después tuvimos la Eucaristía de despedida con la comunidad viva de Santa Rosa de Colimes. Todo fue agradecimiento, gracia y bendición para este pueblo de Dios que nos acogió con todo el cariño posible.

Un profundo agradecimiento a Dios por permitirnos vivir esta experiencia, a la comunidad de Colimes junto con su párroco, el P. Mario y sus colaboradores, y a todos los jóvenes misioneros que acudieron al llamado con el corazón inquieto por seguir a Jesucristo, desde las huellas de San Francisco de Asís.

¡Ánimo, que el Señor nos llama y nos envía, y hasta ahora, poco o nada hemos hecho!

Un abrazo fraterno para todos

Hno. Fernando Ortega

Servidor

Comentarios   

+3 # Jimmito potter 13-01-2013 22:49
Dios los bendigan por la mision y la obra que estan enrrumbando animo en el camino pastoral y vocacional cuidence mucho un abrazo
Responder
+3 # Margoth Entza 14-01-2013 13:03
:P Gracias Señor por hacerte presente en las personas que todavia seguimos transparentando la fe, esperanza y amor dentro de un mundo que nos desafia, Jovenes que van dando respuesta a las preguntas cuestionantes de la sociedad a travez de su entrega de tiempo a Jesùs y los pobres, su alegria, disponibilidad Juvenil, una respuesta mas radical en el seguimiento a Jesucristo..... son testimonios que animan a otros jovenes.. Dios vale de sus instrumentos. gracias Hno Fernando y su comisiòn por hacer realidad su compromiso de Cristiano consagrado gracias por hacernos participes de su programacionn.. ..gracias a todos y ánimo que esto no se ha terminado....to do por aquel que nos ha amado primero Cristo y los suyos ....Dios bendiga sus vidas
Responder
+3 # Erick 14-01-2013 12:37
Una exelente mision donde nuestro corazon se lleno de alegria y gratitud por la gran acogida q nos brindaron nuestros hermanos de colimes
tambien nos ayudo para fortalecer nuestro espiritu y seguir en vivencia junto a Dios
lo importante q Dios siempre es nuestro guia y el sabe donde enviarnos para dejar parte de nuestra vida
Responder
+2 # Carlos Mendoza 15-01-2013 12:36
De verdad una Grandiosa experiencia, distinta algunas vividas antes, en lo personal ha marcado diferenciasen mi vida un antes y un Despuès, animo a todos y les invitamos a vivir la experiencia e invitacion que Cristo nos hace
Responder
+1 # Guest 13-02-2013 18:39
Ánimo ñaños y ñañas que la próxima misión en Canoa,Manabí les espera, un abrazo para todos y Dios les de la generosidad para decirle siempre sí sin condiciones, saludos
Responder

Eres el Visitante:visitas

Záparos N50-60 y Cristóbal Sandoval - Telfs: 593 2 3302 373 / 2441 828 - Quito • Ecuador