ORDEN CAPUCHINA EN EL ECUADOR

PASTORAL VOCACIONAL

CRÓNICA

Queridos hermanos, los días lunes 24, martes 25 y miércoles 26 de septiembre, los encargados de la Pastoral Vocacional de la Viceprovincia junto con tres jóvenes aspirantes tuvimos unos días de compartir en la Fraternidad de Guayaquil, a la vez que pudimos realizarles los exámenes correspondientes para su ingreso al Postulantado. Vale resaltar la buena acogida de los hermanos de esta fraternidad y de los encargados y trabajadores del Dispensario Sagrada Familia. Además, en esta Fraternidad pudimos comenzar, junto con la comunidad creyente, la novena a nuestro padre San Francisco de Asís, contando con la delicadeza del ferviente párroco de la Sagrada Familia, quien presentó a nuestros jóvenes aspirantes al pueblo para pedirles su apoyo y oraciones. Un Dios les pague a estos hermanos por su caridad y entrega al servicio del prójimo.

El día miércoles 26 de septiembre, por la tarde, salíamos con los jóvenes aspirantes desde Guayaquil hacia la ciudad de Portoviejo, en donde la Fraternidad del Postulantado nos esperaba con ansias y con cierta incertidumbre por los nuevos hermanos que el Señor nos regala para este año formativo. Llegamos casi al caer la tarde y con el anhelo en el corazón de que el Señor se quede en nuestra compañía y comparta el Pan de Vida con nosotros. Es así que celebramos la Eucaristía con los hermanos y con el pueblo, que también habían iniciado ya la novena franciscana.

Para el día jueves 27 de septiembre, desde muy temprano nos pusimos en la presencia del Señor. Y, luego de un breve encuentro de los encargados de la Pastoral Vocacional con los aspirantes, nos preparamos para vivir la Eucaristía fraterna para agradecer a Dios por el don de la vocación de estos jóvenes: Marcelo Pumacuro (Machachi), Jairo Saá (Atuntaqui) y Fabricio Fuentes (Esmeraldas). En la celebración pudimos compartir los sentimientos que suscitaba este momento y las cálidas palabras de bienvenida de los hermanos formadores del Postulantado. Cerramos este momento especial con una deliciosa comida fraterna preparada por el hermano Giussepe.

Les auguramos a los hermanos formadores de Portoviejo un buen año formativo y que el Espíritu Santo sea el que guíe y anime a la fraternidad, sobre todo a estos nuevos hermanos nuestros. Dios les conceda perseverancia y entrega en su vocación.

Agradecemos de todo corazón a los hermanos y a las personas que nos han colaborado en esta tarea de animación a los jóvenes vocacionados y que el Señor nos dé la valentía para asumir nuestra propia vocación y poder contagiarla a los jóvenes que nos rodean.

Paz y Bien

Fernando Ortega

Eres el Visitante:visitas

Záparos N50-60 y Cristóbal Sandoval - Telfs: 593 2 3302 373 / 2441 828 - Quito • Ecuador