MENSAJE

DE LOS AMIGOS/AS DE ALEJANDRO E INES

2012

 

Los caminantes y peregrinos de  la sexta caminata de Quito a Coca y la cuarta desde el Helipuerto a Coca “en defensa de la vida”, en la conmemoración de los 25 años de la muerte martirial de Alejandro Labaka e Inés Arango, con el lema “Arriesgar la vida por el Evangelio”, declaramos:

Valoramos:

La caminata como experiencia de fe y vida, que nos envía a continuar el caminar misionero inculturado de Alejandro Labaka e Inés Arango en defensa de la vida.

El camino de conversión desde el encuentro con nuestra realidad de fragilidad y dolor, hacia la armonía con la creación y los derechos de los pueblos, dejándonos transformar por Dios y su Evangelio.

La diversidad de culturas y vivencias y el testimonio de servicio, apoyo, respeto y unidad que nos ha hecho crecer en fraternidad.

Encontrar a Dios presente en los signos de cuidado, generosidad, cariño, alegría y confianza, expresados por la gente que nos acogió en cada una de las etapas.

Los momentos de oración, reflexión, silencio, encuentro con la Palabra de Dios y la Eucaristía diaria alimentan la fe y fortalecen nuestra opción por Jesús de Nazaret y la construcción del Reino de Dios.

Los testimonios concretos de quienes tienen conciencia y compromiso por construir “otro mundo posible” con alternativas de producción, consumo e interrelación.

Denunciamos:

La explotación petrolera en el parque Yasuní, así como la maderera y minera, que sigue profanando la selva, poniendo en peligro la vida de los pueblos ancestrales y los ciclos vitales de la naturaleza.

El irrespeto e incumplimiento de la Constitución del Ecuador, en relación a los derechos de los pueblos y los derechos de la naturaleza.

Las condiciones de vida de las poblaciones amazónicas, atadas a intereses económicos y políticos de un sistema extractivista, que no basa sus decisiones en la dignidad del ser humano y la naturaleza.

Los derrames petroleros que contaminan el agua y destruyen el hábitat causando a los habitantes la muerte y enfermedades, no atendidas por el sistema de salud.

Pedimos:

Garantizar la protección de las zonas de biodiversidad en todo el territorio ecuatoriano.

Cumplir las medidas cautelares y la no explotación en la zona intangible del Yasuní.

Se respeten las normas internacionales de protección del ambiente y se reconozca los derechos de los trabajadores en el proyecto hidroeléctrico Coca-Codo-Sinclair y en las concesiones petroleras existentes, cuyos impactos ambientales y sociales ya habíamos  denunciado.

Las autoridades garanticen la Consulta previa, libre e informada de los proyectos relacionados con el uso de los recursos no renovables y que se respeten las opciones de vida de los pueblos.

Se respete y proteja la opción de vivir en aislamiento voluntario de los Tagaeri y Taromenane, quienes al no ser considerados ciudadanos no pueden reclamar sus derechos.

Se declare al Ecuador territorio libre de transgénicos, desechos-radioactivos y minería metálica a gran escala, como lo manda la Constitución.

Se fortalezca y respete las iniciativas agroecológicas comunitarias e interculturales que previenen la desertificación provocada por los monocultivos garantizando la soberanía alimentaria y la vida de las futuras generaciones.

El Estado garantice la protección de los saberes ancestrales y el patrimonio genético amenazados en tratados comerciales y por la biopiratería.

Nos comprometemos a:

Construir una iglesia libre y liberadora, reconciliada y reconciliadora, desde la oración, las experiencias de misión donde pasa la Caminata, la presencia profética de los 21 de cada mes, en diferentes lugares de nuestro país.

Revitalizar nuestro compromiso misionero con ardor, creatividad y entrega a ejemplo de Alejandro e Inés, que anunciaron a Cristo Vivo en fraternidad y respeto de la creación y la vida de los pueblos y nacionalidades.

Generar conciencia en la ciudadanía para respetar y cuidar la Amazonía para que lo cuidemos y respetemos, ante las futuras generaciones

Vida responsable y fraterna, reciclar-reducir-reutilizar-reforestar, cambiar los hábitos de consumo.

Articular con hombres y mujeres de buena voluntad las veedurías y auditorías sociales y otras iniciativas en defensa de la vida, especialmente en la Amazonía.

Permanecer unidos en la oración y solidaridad en el proceso de reconciliación de la Iglesia de San Miguel de Sucumbíos.

Mantener el fuego profético que nos legaron nuestros mártires Alejandro e Inés, encarnando los valores del Evangelio, en la sencillez de la cotidianidad y escuchando a Dios donde la vida clama.

 

 

Pedimos un nuevo Pentecostés que conmocione nuestra Iglesia

recreando el martirio y compromiso misionero de Alejandro e Inés.

 

LEER MÁS SOBRE CAMINATA 2012

Comentarios   

# Jimmy Garcia 05-08-2012 15:06
El camino es largo y pedroso pero su ejemplo es lo que mantiene vivo el recuerdo de nuestros hermanos que murieron martires animo no desfallezcan ya que en el camino pueden encontrar a Cristo como lo hicieron los caminantes de Emaus
Responder

Eres el Visitante:visitas

Záparos N50-60 y Cristóbal Sandoval - Telfs: 593 2 3302 373 / 2441 828 - Quito • Ecuador