twitter  facebook   youtube instagram  googlepic 

Mensaje del Ministro

“Nadie busque su interés, sino el de los demás” (Flp 2, 4)

Estimados hermanos

dejalo todo y siguemeTerminamos octubre, un mes que tal como lo preveíamos en el Boletín anterior, ha sido de bastante actividad.

Hemos tenido la oportunidad de encontrarnos en las zonales en las que hemos constatado que, si bien hay temas comunes, sin embargo, cada zonal se desarrolla y afronta situaciones muy particulares. La completa crónica o acta del encuentro realizada por nuestro hermano secretario, Paco, da buena cuenta de todo el trabajo y reflexión allí realizado. Toda esta reflexión, más la que pueda salir en la próxima Asamblea, nos ayudará no sólo en el caminar del último año del trienio, sino también a preparar el próximo Capítulo de la Custodia.

La carta del Ministro General “Un soplo de vida”, ha sido de gran ayuda para orientar nuestra reflexión. Los hermanos así lo han constatado conscientes de la necesidad de evitar transformarlo en un documento coleccionable; tenemos la obligación de darle vida. Ese soplo, o ese despertar, además de otras circunstancias, nos están animando a plantear cuestiones que podrían cambiar la configuración de la Custodia en los próximos años.

La Custodia, durante varios años, ha estado animada con el Proyecto “Caminando y creciendo juntos” y ha programado sus distintas actividades buscando alcanzar cada una de las metas de los cuatro ejes del proyecto. En el último trienio, con el afán de darle fuerza a algunos aspectos de la Custodia, se desprendieron algunos secretariados, cuya validez será sopesada en la Evaluación de la próxima Asamblea, dentro de una semana. Todo el proceso nos está llevando a nuevos planteamientos.

Termino la presentación de este nuevo número del Informativo, SICE 57, destacando la necesidad vista por los hermanos de cambiar nuestras estructuras mentales, de mirar horizontes nuevos, de asumir las dificultades, algunas propias de las distintas etapas de la vida. Contamos para ello con cuestiones positivamente valoradas como la vida fraterna, el diálogo, la vida de oración, los espacios de ocio y el variado quehacer pastoral y solidario que se vive en las fraternidades.

Quiera Dios que esta reflexión nos ayude a vivir con renovada fe nuestra vocación de hermanos menores. Fraternalmente,

Hno. Dick Ramírez

Comentarios potenciados por CComment

Visitas:visitas

Záparos N50-67 y Cristóbal Sandoval - Telfs: 593 2 3302 373 / 2441 828 - Quito • Ecuador