twitter  facebook   youtube instagram  googlepic 

ELIMINEN LOS MECHEROS

Llevamos 5 años en esta campaña con el objetivo que se eliminen 447 mecheros pertenecientes a las provincias de Sucumbíos, Orellana y Napo. Es tiempo de defender la vida, la salud. Es tiempo de decir basta a los mecheros que causan muerte y destrucción.

 

¿Qué se quema en los mecheros?

El petróleo, que se extrae del subsuelo, se lo llama “crudo” porque viene asociado con dos tipos de sustancias: aguas de formación y gas natural. El gas natural es una mezcla de hidrocarburos ligeros compuestos de sustancias que se ha demostrado que son cancerígenas.

Otros compuestos como el CO2, el Helio, el sulfuro de hidrógeno y el nitrógeno se encuentran en el gas natural y, el metano es el componente principal no menor al 70%.

¿Por qué se quema el gas asociado al petróleo?

Porque está disperso por diferentes yacimientos de la Amazonía ecuatoriana y no es fácil ni rentable su captación. Solamente se ha captado de los yacimientos grandes de Shushufindi, el Libertador y Sacha.

Se ha optado por quemarlo sin considerar la contaminación y afectación a la salud, a los derechos del agua limpia, al aire limpio y a la alimentación, y a los derechos de la naturaleza.

¿Qué nos han afectado los mecheros encendidos?

La industria petrolera en el Ecuador ha quemado y desperdiciado numerosas cantidades de gas natural que puede servir de energía para la industria y para el consumo de gas y electricidad en la región.

En Orellana y en Sucumbíos, 447 mecheros traen enfermedad y muerte día a día. Al quemar el gas se generan químicos pestilentes y venenosos como el metano, propano, butano, benceno, tolueno, plomo, mercurio y otros, que producen cáncer al pulmón y a la piel, lesiones cerebrales como parkinson.

En estas provincias, 4 de cada 10 niños sufren desnutrición. De anemia padecen 1 de cada 3 niños y 1 cada 2 adultos. 8 de cada 10 personas se han enfermado alguna vez por la contaminación. ¡¡8 de cada 10!!

300.000 personas viven cerca de la explotación petrolera en Orellana y Sucumbíos. Estudios de la UDAPT y Clínica Ambiental demuestran quela zona cercana a la explotación petrolera es la de mayor frecuencia de cáncer en el mundo. La frecuencia es de 560 casos por cada 100.000 habitantes.

Violación del Derecho a agua limpia

Las consecuencias son que tenemos un agua contaminada, pérdida de cultivos y pérdida de animales. El 94% de la población cercana a los mecheros perdió animales domésticos. El 75% de la población cercana a los pozos sabe que el agua está contaminada y, sin embargo, la usa para bañarse y consumo humano. ¡Lo saben pero no hay alternativas!

Mantener la esperanza

Aunque las comunidades viven amenazadas por la contaminación, la enfermedad y la muerte mantienen la esperanza y la lucha mientras algunos curan sus enfermedades y otros entierran a sus muertos.

El Estado garante de Derechos a violador de Derechos

Si vives cerca de los mecheros, estás condenado a la contaminación, la enferme-dad, la muerte del ganado, la muerte de los cultivos y a beber agua contaminada.

Lo más grave es que el Estado que debe ser garante de los Derechos de las comunidades campesinas e indígenas es el violador de los Derechos. Estamentos del Estado como el de salud y medio ambiente son los defensores de los mecheros de la muerte. Y lo más grave de sufrir esta violación de los Derechos fundamentales se nos obliga al silencio y la humillación.

Unidos en la campaña de defensa de la vida

Unidos Orellana y Sucumbíos, los Vicariatos, la UDAPT, la Clínica Ambiental hemos empren-dido hace 5 años la campaña para eliminar los mecheros. Se han hecho foros, programas ra-diales, grafitis, talleres, marchas, debates, plantones, tomas simbólicas de los pozos, canciones, presencia en la comisión de biodiversidad de la Asamblea.

Niñas defensoras de la vida

Y desde hace un año, 2019, 9 niñas presentaron una demanda de protección por la violación de sus derechos de la salud, el agua limpia, aire limpio, y un ambiente sano y la alimentación, y los derechos de la naturaleza. Niñas valientes y decididas venciendo la presión de vecinos que viven del petróleo.

Muchas de estas niñas están viviendo la realidad de cáncer de sus familias. Ellas no quieren vi-vir con el cáncer. El porcentaje de casos de cáncer en mujeres es del 70%, entonces ¿cuál es el futuro de estas niñas?

La mortalidad de los varones es mayor. Hay más mujeres enfermas de cáncer pero mueren más varones.

En la demanda, la primera instancia se perdió. La jueza dijo que “si el agua está contaminada que no tomen”. La segunda instancia, el juez ha dictaminado que el Estado ha violado el derecho a la salud, al ambiente sano, al agua limpia, aire limpio y que el Estado ha violado los derechos de la naturaleza… pero aún no sale la sentencia escrita.

Hagamos que la sentencia se cumpla

Hay muchos intereses. Es indignante ver que el dinero y los intereses económicos están por encima de los derechos de los niños, comunidades campesinas e indígenas.

Es vergonzoso ver la irresponsabilidad, la corrupción y la poca estabilidad social en la industria petrolera del Ecuador. Es un logro la demanda de las niñas, el pronunciamiento del juez es una gran noticia pero esperamos la sentencia escrita y la reparación.

La lucha continúa hasta que se elimine el último mechero, se haga la reparación y se garantice la atención especializada a todos los afectados del cáncer. Necesitamos el apoyo de todos, a nivel amazónico, nacional e internacional. Unidos con un solo corazón, una misma lucha y una esperanza firme de: ¡Eliminar los mecheros y encender la vida!

 

Canto “no más mecheros”

/No más mecheros, sáquenlos de aquí, la Amazonía, hoy, les dice así/.

Que daña el medioambiente, la biodiversidad,

el agua la contaminan y viene la enfermedad.

El aire lo contaminan, se siente al respirar,

en medio de nuestra selva, el fuego no debe estar.

Llamas que siempre arden solo por la ambición, antes que sea tarde,

paren la destrucción.

Hno. Txarli Azcona

 

Visitas:visitas

Záparos N50-67 y Cristóbal Sandoval - Telfs: 593 2 3302 373 / 2441 828 - Quito • Ecuador