twitter  facebook   youtube instagram  googlepic 

CENTRO “PADRE PÍO”

El Centro Terapéutico “Padre Pío”, abrió sus puertas en la ciudad de Ibarra desde el año 2018, cuyo enfoque principal es el compro- miso con la sociedad, lo cual quiere decir que toda la labor se propaga para todas las edades, independientemente del diagnóstico o falencia presente. Con esto, el principal objetivo es brindar asistencia profesional de alta calidad en atención a niños, adolescentes, jóvenes y, adultos mayores de todos los sectores sociales de nuestro país, que presenten diversas manifestaciones funcionales para realizar promoción, prevención, tratamiento y, recuperación de estilos de vida mediante las diferentes especialidades que oferta el Centro.

Con este mismo enfoque, se visualizó sus costos, los cuales son al alcance de todos, sumamente económicos, pero con el compromiso de cubrir la búsqueda o adquirir la destreza faltante. Anteriormente el Centro contaba con especialidades de Neurología, Terapia Ocupacional, Terapia del Lenguaje, Terapia Física y Psicología, pero en el año anterior se logró adquirir toda la implementación para agregar el área de Audiología, la cual cuenta con equipos de última tecnología para la obtención de diagnósticos más precisos.

Además, dentro de su plan de desarrollo se focalizó en el mejoramiento continuo de sus pacientes, centrado en su modelo continuo de atención personal al paciente, garantizando servicios con altos estándares de calidad a través de su equipo calificado que brinda atención cálida, oportuna, segura e informada, centrada en la satisfacción de las necesidades de sus pacientes y alcanzar la excelencia del Centro. Por otro lado, se mantenía varias dudas sobre la diferencia que podría ser con la competencia, ya que, en la misma ciudad, se cuenta con aproximadamente seis Centros de similares características, tanto en atención, como también en especialidades. Ante esto, se optó por crear la política de seguridad del paciente, es decir, el fomentar una cultura justa, educativa y transparente con el propósito de evitar riesgos, incidentes y eventos adversos, mediante la identificación y presentación de reportes, gestión oportuna y análisis en presencia de cada paciente, logrando de esta manera un ambiente seguro en la prestación de servicios de atención. La deducción establecida es la sinceridad con nuestros pacientes, no aumentar o agregar síntomas para prolongar tratamientos, sino basarse en los resultados obtenidos con las valoraciones y, realizar un plan de tratamiento para lograr una mejor calidad de vida.

En lo referente a mayor demanda de pacientes, se destacan dos áreas, Terapia del Lenguaje y Psicología, siendo la segunda por el incremento de estrés, depresión y ansiedad que, según la OMS, se considera que estas alteraciones son producidas ante la falta de resiliencia de la sociedad, esto se debe a que la gran mayoría carece de empatía, prioriza actividades banales por las de responsabilidad, adquiriendo la convicción de una frase célebre que actualmente es común escuchar “No tengo tiempo”. Independientemente de las razones o causas, se debe apreciar que la pandemia ha fortalecido la importancia de la Salud Mental, ya que, durante todo el proceso de confinamiento, absolutamente todas las personas han pasado o, se encuentran pasando por algunos rasgos de las patologías mencionadas.

En cuanto al área de Terapia del Lenguaje, es más común escuchar a la mayoría de los niños que presentan retrasos en su pronunciación o, dificultades al enunciar diversas palabras. Al presentar estas falencias, muchos de los padres o cuidadores que tienen niños con estas alteraciones, se mantienen en un pensamiento “Después ya va a poder hablar” O “Cuando sea más grande ya va a mejorar”, pero las neurociencias han confirmado determinadas destrezas que hay que cumplir con la edad crono- lógica para enfocar un desarrollo óptimo, por ende, la adquisición del lenguaje, tanto en su pronunciación, como en su comprensión, producen aprendizaje, es decir que, la mayoría de los niños que tienen o presentan complicaciones en esta área, presentan a su vez, dificultades de aprendizaje. Con lo cual, el mito que civilizaciones previas mantenían que “Los niños que no pueden hablar o, se demoran en desarrollar su vocablo, son inteligentes”, es totalmente falso. Por lo tanto, a mayor refuerzo e intervención en retrasos de habla, mejor será el proceso y adquisición en el ámbito de aprendizaje.

La ciencia sigue avanzando, con esto, los procesos y especialidades en terapia serán cada día más necesarios; el presentar o desarrollar compromisos neurológicos, no deben ser discriminados, porque con la tecnología actual que se dispone, los avances científicos en el siglo XXI, el derecho de igualdad en la sociedad y, a nivel educativo, son los principales elementos a respaldarse para intervenir dentro de cualquier proceso de terapia. Hacemos un llamado de so- lidaridad, integración y, tolerancia con toda nuestra sociedad, los diagnósticos no hacen menos a quienes lo poseen, ya que en algún momento todos podemos necesitar.

Psic. Cl. Kevin Peralta Rhea. Director Centro “Padre Pío”

 

Visitas:visitas

Záparos N50-60 y Cristóbal Sandoval - Telfs: 593 2 3302 373 / 2441 828 - Quito • Ecuador