twitter  facebook   youtube instagram  googlepic 

EDITORIAL DEL SICE

Quito 31 de julio de 2020

Estimados hermanos, Paz y Bien

Llegamos nuevamente hasta ustedes con el Boletín informativo y nos alegramos de poder hacerlo gracias a su misma ayuda.

El mes que estamos terminando ha sido para replantearnos la marcha de la Custodia. Cierto que el ritmo fraterno y espiritual se ha mantenido e incluso se ha visto reforzado, sin embargo algunas de las actividades que debíamos realizar más a nivel general fueron pospuestas. Los hermanos del Consejo y las respectivas comisiones se han reunido y teniendo como horizonte el XIV Capítulo de la Custodia, han retomado, replanteado, desechado o retrasado algunas ac- tividades. Comento algunos puntos que me parecen importantes:

En primer lugar, en lo que tiene que ver con la formación inicial y permanente, los procesos continúan, aunque con las adaptaciones a las que nos vemos abocados. Los próximos días de agosto se culmina el presente año de noviciado y esperamos poder iniciar el siguiente. Por ahora tenemos el permiso del Ministro General para iniciar el noviciado, por una parte, con dos her- manos en Ecuador y, al mismo tiempo, en Venezuela con tres hermanos. Cuando las circunstancias lo permitan, se juntan nuevamente en la fraternidad Nuestra Señora de Guadalupe, sede del noviciado común. El próximo quince de agosto profesarán en Quito los cinco novicios, dos de ellos de Ecuador. También acompañaremos, recomendado vía online, la profesión solemne de nuestro hermano Manuel Feijoó.

De cara al Capítulo, durante los próximos meses, estamos llamados a reflexionar, replantearnos o afirmarnos en lo que tiene que ver con algunas de nuestras presencias. Y ojalá lo hagamos no sólo pensando en el condicionante importante y habitual que es el número de hermanos, sino también pensando en la relevancia que dichas presencias puedan tener. Pienso por ejemplo en el Posnoviciado: en los diálogos de las zonales de hace algo más de un año tomamos la decisión de su traslado a la casa de la Curia hasta el próximo Capítulo. Las circunstancias que motivaron a ello muy poco han cambiado. Eso significa que, en cualquiera de los casos y contando con la realidad numérica de formandos, lugar de estudios y posibles formadores, en noviembre tendremos que definir esta situación. Pienso también, otro ejemplo, en la colaboración y presencia misionera en el Vicariato de Aguarico.

En otro orden de cosas, el ECCE (Equipo de Comunicación de la Custodia de Ecuador) ya ha puesto en marcha su proyecto. Con toda seguridad es un plan que se va ajustando, que va cediendo y apretando, y se va abriendo a nuevas posibilidades en el campo de la comunicación. Todavía es muy pronto para evaluar sus frutos, aunque no así para alegrarnos por los pasos dados tomando en cuenta su largo proceso de incubación.

Y finalmente, durante las próximas horas les llegará a sus correos el plan de la organización de nuestra solidaridad. El objetivo es darle cuerpo y orden al trabajo social, plantearnos unas directrices, concentrar nuestra atención y responder a las necesidades de nuestro entorno, todo dentro del marco de lo que como Orden se nos pide en las Constituciones. Esperamos que todos los hermanos pongamos nuestros puntos de vista y lleguemos a consensos dentro del marco antes mencionado. Plantearnos nuestra labor social, es plantearnos nuestro propio estilo de vida, relación y ubicación en la sociedad (Cf. Mt 14, 17s).

Hermanos, a pesar de la situación de intermitencia, propia del semáforo, es de desear que no bajemos la guardia tanto en lo que tiene que ver con nuestra vida fraterna, espiritual y psíquica, como en relación con el cuidado frente a la pandemia: aunque sin evidencia científica todo indica que no somos inmunes.

Hno. Dick Ramírez

Custodio

 

Visitas:visitas

Záparos N50-60 y Cristóbal Sandoval - Telfs: 593 2 3302 373 / 2441 828 - Quito • Ecuador