Motivación

Queridos hermanos en las fraternidades

Paz y Bien

Del 11 al 13 de enero hemos tenido nuestro primer encuentro del Consejo Viceprovincial, Guardianes y la Comisión de Fraternidad y Espiritualidad. Encuentro que ha provocado en nosotros inquietudes y deseos de mirar nuestra vida y misión con esperanza. Valoro con humildad y sencillez la apertura de cada uno de los hermanos al compartir la vida, la vocación y la fe.

Los hermanos Jorge Botero (laico comprometido) y Próspero Arciniegas (capuchino de la provincia de Colombia) que han acompañado este encuentro han despertado en nosotros la pasión y el compromiso por volver a la inspiración primigenia de nuestra Orden Capuchina. Una renovación constante que nos recuerde constantemente cuál es nuestra identidad y pertenencia.

Este mismo sentir se percibe en el corazón de los hermanos de la Viceprovincia. Por tanto, se propone a todos los hermanos entrar en un proceso de reestructuración con una metodología participativa de nuestro Proyecto Viceprovincial. Esta planificación estratégica, reestructuración, no puede darse sin el apoyo, el trabajo y el compromiso de todos los hermanos.

Al interior del Consejo Viceprovincial, vemos la necesidad de conformar un Equipo Base (Comisión Fraternidad y Espiritualidad, Guardianes y Consejo Viceprovincial), para liderar y llevar adelante esta tarea. Este equipo base se encargaría de proponer, animar y recoger el trabajo a nivel viceprovincial y local. Se busca trabajar simultáneamente el Proyecto Viceprovincial y el de las Fraternidades, para lograr una mayor participación, apropiación del proceso y coherencia entre la planeación viceprovincial y de las fraternidades. El Equipo Base o Comisión del Proyecto, asumiría la primera fase, para agilizar el proceso y simultáneamente se avanza en la segunda y tercera fase con los Guardianes y Fraternidades.

Después de un análisis de las propuestas aprobadas en el XI Capítulo Viceprovincial se definen los  grandes ejes estratégicos de planeación, en los cuales se totaliza todo su ser y quehacer; los cuales se tendrán presentes en cada una de las fases del proceso y en las comisiones correspondientes que también tendrán que reestructurarse en su debido momento.

Adjuntamos al final de esta carta el cronograma de actividades y encuentros para este proceso de planificación estratégica que nos servirá para estar juntos en esta reestructuración viceprovincial.

Fraternalmente,

 

Hno. Vicente Quisirumbay, OFM Cap.

Ministro Viceprovincial

 


CARTA PROGRAMÁTICA TRIENIO 2011-2014

 

Queridos hermanos:

Concluido el XI Capítulo Viceprovincial quienes conformamos el equipo de animación de la fraternidad viceprovincial nos hemos reunido para dialogar, discernir e intentar poner en marcha las propuestas aprobadas en el Capítulo. Ustedes saben que esta tarea no es fácil porque la vocación capuchina pasa por los hermanos concretos y por una realidad que nos toca vivir diariamente. Nos proponemos dar viabilidad al sentir de los hermanos, para ello debemos acudir a una metodología que nos permita encontrar el camino para hacer visible el sueño que todos tenemos como hermanos capuchinos, seguidores de Jesús en estas tierras ecuatorianas.

Recordemos hermanos que somos administradores de los bienes del Señor. Él ha puesto talentos en nuestra vida para que los hagamos producir. No escondamos bajo tierra los talentos que nos confía Dios, (Mt 25, 14 -30) el miedo muchas veces opaca nuestras posibilidades, nos hace inútiles y dependientes, pero al miedo hay que ahuyentarlo y vencerlo a fuerza de trabajo, confianza y fe en Dios.

Con esta carta no pretendemos imponer nuestros criterios a los hermanos, tan sólo  animar las grandes líneas que estructuran nuestra vocación capuchina a saber: Espiritualidad y Vida Fraterna, Formación Inicial y Permanente, Misión y Apostolado, Economía y Administración de bienes, y Familia Franciscana.

1.- Espiritualidad y vida fraterna

Objetivo: Vivir la fraternidad desde un profundo encuentro con Dios para hacer de la misma un espacio de seguimiento de Jesús, comunión, servicio, apertura y obediencia.

Ante la realidad de un mundo desintegrado e individualista, vivamos la vida fraterna como elemento esencial y central de nuestra vocación capuchina[1]. Necesitamos crear espacios vivos y concretos donde los hermanos podamos compartir nuestros anhelos. Dejemos espacios prolongados para la oración, el diálogo, el descanso, el trabajo, la recreación, el capítulo local, etc. Para lograr todo esto es necesario elaborar el Proyecto Comunitario de Vida[2].

Por otro lado, sabemos que la vida espiritual es el motor que dinamiza nuestro estilo de vida a través de la oración personal y comunitaria de, la eucaristía, la reconciliación, el retiro y demás signos cristianos. Además estamos invitados a llevar a nuestra oración y experiencia de fe los rostros humanos que suplican nuestra cercanía, solidaridad y mirada compasiva.

2.- Formación Inicial y Permanente

Objetivo: Favorecer el crecimiento integral de los hermanos tanto en la formación inicial como en la vida cotidiana de los hermanos para que sus distintos servicios fraternos sean una respuesta cualificada a las grandes interrogantes del hombre de hoy.

La formación inicial ha sido una de las tareas prioritarias de la Viceprovincia en las últimas décadas. Somos conscientes de los cambios acelerados que se producen en la sociedad y que afectan a las familias, a la Iglesia, a los grupos humanos y al joven en particular. Recientemente hemos aprobado un nuevo Directorio de Formación Inicial al que nos comprometemos acompañar para su progresiva aplicación en las distintas etapas de formación.

De no menor importancia es la Formación Permanente. Sabemos que la misma es una preocupación en la Orden. Nuestro Ministro General ha insistido mucho en el tema. Sus cartas lo atestiguan[3]. La Viceprovincia ve como tema prioritario fomentar el gusto, la seriedad y responsabilidad por la formación permanente. Propone que ella se convierta en una fuente de animación para los hermanos, que toque los hilos de nuestra vida y que ayude en el cómo de la evangelización y transmisión de la fe.

El Consejo Viceprovincial quiere relanzar la dinámica de la comisión de Fraternidad[4] y Espiritualidad para que vaya encontrando el camino que garantice un itinerario para la formación permanente de los hermanos con su respectivo acompañamiento y con la implicación directa del Ministro viceprovincial.

3.- Misión y Apostolado

Objetivo: Vivir, cultivar y difundir el espíritu misionero y apostólico de nuestra Viceprovincia.

Como Viceprovincia nos situamos dentro de una sociedad y de una Iglesia en particular. En todas nuestras presencias nos hemos encontrado con un trabajo llevado con seriedad y responsabilidad por parte de tantos hermanos, unos en el cielo, otros, compañeros de camino, esto lo valoramos porque ellos nos han enseñado a realizar las tareas misioneras y evangelizadoras con el espíritu de la fraternidad para dar respuesta a las necesidades del entorno: salud, educación, formación de laicos, defensa de la vida, derechos humanos, confesiones, acompañamiento a la vida religiosa, etc.

Somos conscientes que una de las tareas prioritarias que la Iglesia nos pide hoy es la transmisión de la fe cristiana. Para ello animamos a los hermanos a utilizar toda su creatividad para que todas las personas que se acercan a nosotros tengan un encuentro personal con Cristo (Cfr. Aparecida). Para ello debemos revisar en fraternidad y con un espíritu eclesial nuestra acción evangelizadora para que se dé una adecuada renovación de nuestras pastorales[5]. Para esta tarea nos encontramos con un momento privilegiado, la hora de los laicos. No escatimemos esfuerzos para compartir con ellos nuestro carisma, la formación y tantas tareas que hoy podemos hacer junto a ellos. Pongamos en marcha el proyecto de formación para los laicos que comparten nuestro carisma.

4.- Economía Fraterna

Objetivo: Afianzar las fuentes de financiamiento de la Viceprovincia para garantizar la vida y misión de los hermanos.

Toda familia humana tiene como uno de sus ejes fundamentales la búsqueda de recursos para su vida. Nosotros al ser una familia grande no debemos mirar esta dimensión como meros espectadores o con cierta indiferencia. Ya decía un hermano que la economía es la parte más espiritual de nuestro carisma. La Viceprovincia se sostiene económicamente con el aporte de las tres instituciones que son parte de nuestra vida y con el trabajo de los hermanos. Invitamos a no descuidar esta dimensión e igualmente a utilizar toda la creatividad posible para buscar capuchinamente otras fuentes de financiamiento para nuestra vida y misión, sin descuidar nuestra vida sencilla y pobre[6].

Como en toda familia, estamos llamados a garantizar la, vida, la educación, la formación, la salud, el vestido, el sano esparcimiento de todos los hermanos. También estamos llamados a vivir con sencillez y sobriedad

5.- Familia Franciscana

Somos parte de un carisma con variadas  expresiones en la Iglesia y en el mundo. Animamos a los hermanos a ser parte activa de las distintas familias franciscanas que existen en nuestro territorio. Sobre todo nuestra cercanía y apoyo a la Orden Franciscana Seglar.

 



[1] Const. 84. 1-2.

[2] Fr Mauro Jöhri, Ministro General OFMCap, Carta Circular a todos los Hermanos de la Orden. Apuntes sobre la formación permanente, Roma, 29 de noviembre del 2010, fiesta de todos los Santos de la Orden,  14.

 

[3] 1. Fr. Mauro Jöhri, Ministro general OFMCap, Carta Circular a todos los Hermanos de la Orden. Apuntes sobre la formación permanente. Roma, 29 de noviembre del 2010, fiesta de todos los Santos de la Orden, 20.

[4] Se ha conformado en nuestra viceprovincia una comisión que anime la Formación Permanente. Se necesita que esta comisión, se comprometa fehacientemente con el tema de la formación permanente en nuestra Viceprovincia y, que unida al servicio y responsabilidad del Hno. Viceprovincial, consejeros viceprovinciales y guardianes de las fraternidades locales, se encarguen de la animación fraterna, espiritual y formativa de la Viceprovincia. Convocatoria Encuentro de Guardianes 12 y 13 de enero 2012.

 

[5] “Cultivando entre nosotros la espontaneidad fraterna, vivamos gozosos entre los pobres, débiles y enfermos, al tiempo que compartimos su misma vida, y mantengamos nuestra peculiar cercanía al pueblo” (Const. 4, 4)

[6]“Llamados a seguir el camino evangélico de la pobreza, acostumbrémonos a padecer escasez, a ejemplo de Cristo y teniendo presente que san Francisco quiso ser tan pobre que, despojado de todos los bienes materiales y de los lazos del corazón, se entregó total-mente en manos del Padre que cuida de nosotros”. VII. C.P.O

Eres el Visitante:visitas

Záparos N50-60 y Cristóbal Sandoval - Telfs: 593 2 3302 373 / 2441 828 - Quito • Ecuador