twitter  facebook   youtube instagram  googlepic 

DESDE EL RÍO NAPO: ALBERGUE

4 de mayo. Día con la hermana lluvia. Lluvia intermitente. Caminamos entre nubes grávidas de lluvia.

Apego junto a la casa de Carlos. Betania del Napo. Suena mansamente la lluvia que viene de lejos. ¡Qué sensación tan agradable al entrar a esta casa construida con materiales selváticos!. Experimentas que eres cobijado. Una cubierta tejida con hojas de shapaja te protegen de la humedad de la lluvia y del sol que te abrasa.

Estás en un refugio. En un albergue franciscano. El salmista bíblico repite constantemente: "Tú eres mi refugio, mi escudo y protección".

Al impactar las gotas de lluvia en el techo amazónico se produce un sonido que te adormece y arrulla. Hay tejados bien tupidos; hojas superpuestas en varias capas unidas por cordeles formando un manto vegetal que hace de paraguas y de sombrero.

Es un trabajo duro cortar las hojas de palmera, acarrearlas y tejerlas pacientemente. Bien tejidas estas hojas forman una cubierta que puede durar 10 años.

Bajo este techo, recuerdo a Grety, la esposa difunta de Carlos. Y bendigo a las personas que ofrecen cobijo y protección.

Existen personas lastimadas por los golpes de la vida y el ambiente que nos rodea. Al encontrar a alguien que brinda acogida te topas con un tesoro valiosísimo. Esa persona es una bendición, una auténtica medicina en el camino de la vida.

La Casa Común va construyéndose, poco a poco, día a día, con personas expertas en el arte de la acogida.

Josemari Sádaba lleva años acogiendo con paciencia y bondad a muchísima gente que se cura con la medicina de la escucha empática. Muchas gracias Josemari.

Desde el albergue de San Martín del Camino, 25 kilómetros más adelante de León os envío mi abrazo fraterno.

Llakishkawan.

Jesús Eugenio Jáuregui Arbizu

Misionero Capuchino

Visitas:visitas

Záparos N50-67 y Cristóbal Sandoval - Telfs: 593 2 3302 373 / 2441 828 - Quito • Ecuador