twitter  facebook   youtube instagram  googlepic 

DESDE EL RÍO NAPO: SANGORA

rio napo jpegAcabo de volver de la comunidad Zancudo Cocha. Feliz y cansado a la vez. Cuatro horas de ida y tres horas catorce minutos de regreso, surcando con un motor 50 HP Yamaha. El río Napo y el Aguarico estaban muy bajos. Gracias a Dios no me he varado.

A los indígenas que poblaron ese sector del río Aguarico, en el siglo XVI, se les llamó Encabellados. Ahora se les denomina Secoyas. Entonces se asentaron junto a la laguna de Zancudo, rica en pescado. Y llamaron a este lugar “Sangora”.

Más tarde llegó el tiempo del caucho (1890-1910). En esa época turbulenta para los indígenas, la familia Tanguila proveniente de Tena se ubica en el Aguarico. Su apellido se transforma en “Tangoy”. En Perú se denominan “Tangoa”.

En la actual comunidad de Zancudo domina el clan Tangoy. Sus antepasados combatieron en la guerra del año 1941: eran Camilo, Marco, Arsenio y Rogelio. Este último cultivó la tierra como potrero para el ganado donde hoy se asienta la comunidad Zancudo. Ésta fue creada jurídicamente el año 1998.

En la década de los años 90, la comunidad de Zancudo participó en el negocio turístico, a la sombra del Flotel Orellana. Ahora protegen su entorno apadrinados por la Ong WWF (Word Wildlife Fund), encargada de la conservación del medio ambiente.

De las 172.000 hectáreas que posee Zancudo, el 79% es bosque primario. Impresiona la belleza que te envuelve. Hace unos años colocaron cámaras en la selva para realizar un monitoreo biológico.

Varios comuneros producen cacao adquirido por la marca "Pacari" con certificación orgánica. Según los expertos, Zancudo Cocha es la laguna más grande de la Amazonía Ecuatoriana, ubicada en la Reserva Faunística Cuyabeno.

Ésta es la costra de los datos de un grupo humano de habla kichwa, lejano de la capital quiteña.

Conviviendo con ellos varios días y visitando cada casa, descubres una " savia vital" que corre por dentro. Y comprendes, como escribió Francisco L. Bernárdez, "que lo que el árbol tiene de florido vive de lo que tiene sepultado". Es muy importante para un misionero conocer su historia y cultura; y aprender a escuchar.

Aparentemente, casi sin darse cuenta, los habitantes de Zancudo irradian una luz muy bella y sencilla que viene de lejos.

Esa luz la ves en el catequista Marco Oraco y en su esposa Yolanda, en Matilde... Reflejan lo que llevan dentro sin caretas. Comulgan con su entorno en armonía. Son frágiles como todos los humanos. Sin embargo, aprendo de ellos y me evangelizan. Se me ha quedado en el corazón el rato en que di la unción de los enfermos a 4 mujeres . ¡Qué serenidad! No le temen a la muerte.

Al caer la tarde, el baño en el riachuelo Kari Zancudo Wawa tenía un efecto balsámico. Gracias, hermana agua.

Shuk punchakama.

Jesús Eugenio Jauregui Arbizu

Misionero Capuchino

Comentarios potenciados por CComment

Visitas:visitas

Záparos N50-67 y Cristóbal Sandoval - Telfs: 593 2 3302 373 / 2441 828 - Quito • Ecuador